Italiano      English  
      
Sexto Capítulo:

Topo Gigio crece.

Al tener finalmente mi pijama, me sentí todo mayor, sabemos bien las cosas extrañas que les pasan a los chicos cuando ya crecidos, cuando se encuentran con la niñas. Lo mismo nos pasa a nosotros ratoncitos y marionetas. Igual a lo que les pasa a todo el mundo. Cuando ya en Milán, la vida volvió a su rutina, pero mucho menos, porque se había finalmente decidido de crear una ratoncita.

Maria se ideó un boceto para que en su próximo show en Nueva York, yo me podía reunir con una ratoncita, había muchísimo entusiasmo en todo el ambiente. Esta historia fue muy divertida junto a Ed. Pasó así: por mi primera vez yo había encontrado una ratoncita, atormentado por el deseo de verla otra vez, me encontré a mi amigo Ed Sullivan.  Para que me ayudara a encontrarla o por lo menos conseguir su dirección así enviarle una carta por correo (en esos tiempos, no teníamos emails o textos).

Ed al final llegó a mi lado mientras el show estaba grabándose, lo llamé varias veces y un poco enojado me pide que fuera tan importante para distraerlo durante la grabación. Me escondí mis sentimientos y no les confesé mis amores y mis necesidades de ver a Rosy. Hice el tonto y deje creer que estaba distraído, ocupado escribiendo otra cosa. Trate de charlar pero sin decirle el motivo verdadero. Pero a Ed les hice unas preguntas muy extrañas:
“Como se escribe el amor? Con dos M o tres M?”. El contestó: “La ortografía y el amor son dos cosas muy diferentes!”. No convencido de su respuesta volví a escribir, gruñendo.

Continuamos a discutir las cosas más absurdas, Ed busca de todos modos de hacerme confesar mi enamoramiento, yo lo niego y contesto que de verdad estoy escribiendo una carta de negocio. Él no me creyó pero esta’ curioso de saber y me coge la carta de mis manos. La lee a alta voz. Pero la carta no es lo que él piensa:

“Apreciada Fábrica de Quesos Asociados,

quiero hacer un pedido de un lote de provolone, como saben aquí en EEUU no saben ni que es. Y les digo que es mi PASSSION… (Ed me miró con severidad, me corrige y me dice se escribe con una S no con tres). El buen olor del quesito me levanta el alma y me llena de AMOR! Exclamación… punto… punto…”.

Ed convencido de haber errado, estuvo de acuerdo: “Debo decir que es una carta de negocio, no como yo me imaginaba una carta de amores… pero estas seguro que no te estés confundiendo? Que tiene a que ver una ratoncita con todo esto?”.
Voy a regresar a escribir, diciendo: “Si un momento... voy a añadir un N.B.: Si ven a Rosy me la saludan”.
Allí’ el discurso comenzó a ser sospechoso y Ed quería una aclaración:
“Como seria que la Fábrica de Quesos Asociados podría ubicar a Rosy?”
Y yo: “Bueno, nunca se sabe! A Rosy también les gustaría el quesito!”.
“No me parece una buena razón para reunirse con ella!”

“Como voy a saberlo!? De verdad es problema de la Fábrica de Quesos Asociados!”
Ed: “Si bien estoy de acuerdo contigo en esto, pero como van a verla?”
“Quizás en la televisión, puede ser un ejemplo!”
“Y cómo?”

“Bueno encenderla, no te parece?”.

Fuimos a la televisión y la prendí, confundiendo siempre más a Ed, allí estaba Rosy en la pantalla  cantando una canción muy hermosa.

Séptimo Capitulo: La vida en el laboratorio >>