Italiano      English  
      
Duodecimo Capítulo:

La historia de la vida Topo Gigio continúa

La vida en el taller fue muy agradable y Rosy, después de mi aventura en el bosque en buscar las flores, se convirtió en muy dulce y en un gran secreto nos comprometimos. Lo hicimos en secreto, escondiéndolo de los periodistas, que están siempre en busca de eventos inútiles, menos mal si no nos hubieran hecho la vida imposible.

Fue en esos años que mi éxito se multiplicó, ya que hicimos una gira por todo el mundo durante muchos meses. Hemos aparecido en muchos periódicos, aunque era raro que un personaje ficticio fuera entrevistado directamente. Maria tan flexible a veces se convirtió en un ratón o una marioneta, encontrándose en la situación difícil para responder “Cual queso te gusta más o si huyes cuando ves a un gato?”. Los tipos de preguntas que te plantean por los periodistas! Afortunadamente, no todos!  

En esos años me acuerdo de haber vivido en ciudades fantásticas como Madrid, Londres, Nueva York, Los Ángeles, Tokio, Osaka, Buenos Aires, Río de Janeiro, Ciudad de México, Caracas, Terán, etc.. Allí conocí a personalidades extraordinarias, tuve la suerte de trabajar con actores famosos y excepcionales hombres y mujeres.
No puedo mencionarlos a todos, la lista sería demasiado larga, pero recuerdo a los que me ensenaron mucho: Ed Sullivan, Louis Armstrong, Enzo Trapani, Nino Maneado, Marco Ferrero, Ginger Rogers, Caterina Valente, Franco Rognoni, Dario Fo, Raúl Astor, Alessandro Rossi, Hugo Pratt, Ernesto Halffter, Kon Ichikawa

Decimotercero Capitulo: Epílogo >>