Italiano      English  
      
Undecimo Capítulo:

Cuento de hadas por Topo Gigio y amigos.

Vamos a cambiar el argumento, les voy a contar la historia de la película del “El Cumpleaños De Rosy” que se refleja con incredibilidad a la personalidad de nosotros pequeños ratones. Es una aventura que vivimos en el laboratorio una noche. De hecho, Maria quien nos creó y nos quiere hasta el punto de saberse mantener en equilibrio entre la realidad y la fantasía. La diferencia es únicamente que creemos que la fantasía es solo una invención. Pensemos, en un paisaje feliz y brillante cerquita de un lago y a un bosque verde y profundo, hay tres casitas que les pertenecen a los ratoncitos Ino, Gigio, y Rosy los protagonistas del cuento.

Era un día excepcionalmente frio de invierno, las rutas eran imposibles de caminar, había una capa de hielo que se formó sobre la nieve que había caído días antes. Eran las 8 de la mañana y Gigio estaba listo para tomar su desayuno. Su casita era caliente y lo protegía del frio de afuera. Pero, suena el timbre, con poca gana Gigio abre la puerta. No fue tan feliz a ver que su visitante era nada menos que Ino, su rival. Gigio al ser cordial abre la puerta.

Ino       "Hola Gigio."

Gigio     "Hola Ino, que viento te trae por este rumbo a las 8 de la mañana y además con este frio? Entres, por favor, podemos coger un resfriado! Ya que estas aquí me acompañas a desayunar, estoy seguro que todavía estas de ayuno"

Los dos ratoncitos pasan a la cocina, por la sala que estaba llena de periódicos, libros, y revistas regadas, la chimenea prendida, pero la televisión no. Desde la cocinita se siente un dulce olorcito de buñuelos de manzana con cafecito. Ino marcha tan veloz que Gigio no le da tiempo de darles las bienvenidas. Una vez que Ino termina su desayuno, Ino revela su propósito de venir a la casa de Gigio.

Ino       "¿Sabes que hoy es el cumpleaños de Rosy?"

Gigio     "Por supuesto, yo ya le tengo un regalo!"

Ino       (Interesado) "Oh, sí? ¿Qué es? Gigio     ¿En serio... es un secreto!"

Ino       (Fingiendo su desinterés) "No será un cohete robado de la Nasa? Bien, bien... no me digas, entonces!"

Gigio     (Quería saber de todas maneras la opinión de Ino, cual lo estimaba como un ratón de mundo) "Pero… si no se lo dices a nadie más…  No... Yo no quiero que nadie me quite mi idea... pero te la voy a mostrar! Sígueme y mires."

Gigio, junto con Ino, va a la despensa, le muestra una cesta maravillosa adornada de todo tipo de cintas de color rosa y en la parte posterior de la misma un letrero... “Feliz Cumpleaños Rosy”, pero la cosa más hermosa del cesto era de ser repleto de buenísimas cosas de comer.

Ino es realmente impresionado, pero no se lo ensena, de hecho, con un aire de indiferencia sólo dice:

Ino       "Humm ..."

Gigio     "¿Te gusta?"

Ino       "Humm ..."

Gigio     "No está muy bien?!"

Ino       "Si, si... pero eso es todo?"

Gigio     "¿Qué quiere decir “¿Es todo esto”, no te parece bastante? Dos papas, una de rábano, una zanahoria grande, una salchicha, dos tortellini, todos los tipos de quesos, galletas que hizo mi abuelita, etc...."

Ino       "Sí, sí, sin duda. Óyeme bien Gigio, no te ofendas si te digo la verdad...?"

Gigio     "No."

Ino       "Las mujeres, van tratada diferente, con un poco de “savoir faire”... un regalo de flores, un inclino de cabeza, estas son las cosas que les gustan a las mujeres, no... Tortellini!"

Gigio     "¿Pero qué estás diciendo! Inclinándose... flores... un samovar-faire... estas cosas! ¿De verdad crees que Rosy les placería todo esto?"

Ino       "Ah, sí... las mujeres!"

Gigio     "Pero Ino, donde voy a conseguir unas flores, con el hielo no puedo ir a la ciudad y las carreteras están bloqueadas."

Ino       "Eres un cobarde. Lo Sabía que te retirarías antes el primer obstáculo: me pregunto si verdaderamente ames a Rosy!"

Gigio empezó a caminar por la ciudad y toma el camino de los bosques, sabiendo que iba a encontrar menos nieve, sin duda el camino en el bosque estaría protegido por la espesa vegetación que serviría como techo. Así fue, el camino era mucho más limpio y él podía caminar sin obstáculo. Por suerte se encuentra con un hongo, un extraño personaje, era un gnomo con un sombrero similar a la de un hongo, siempre felices y chistosos!

Hongo              (Salta adelante de Gigio e hizo un baile de ofrenda de paz) "¿A dónde vas? Que buscas? Quien busca encuentra, otra vez... ¿A dónde vas?"

Gigio                "La verdad... yo iba a conseguir unas flores..."

Hongos            "¿Por qué dice “verdad”?"

Gigio                "Debido a que esta no es la temporada de... no hay flores."

Hongos            "¿Quién dice que...? 'Buscar y hallaréis'."

Gigio                "Yo no lo creo...!"

Hongo               "Tienes que saber que las flores juegan al escondite, al igual que nosotros. Seta: dame tu mano y cantemos la canción del escondite con nosotros, vas a ver que trae suerte!"

Unos grandes números de setas y Gigio (danzan y cantan):

Honguitos se esconden
En los lugares donde se puede encontrar
Detrás de una rama, detrás de una roca
En los arbustos o debajo de una roca
Bajo las sombras de una raíz
O en el lado de una montaña
En las orillas de un arroyo
En el nido de un petirrojo


Gigio                (Muy entusiasta) "Chip, Chip, Chip."

Todos juntos   

Y de todo el más pequeño
Bajo las ramas de un gran pino!


Gigio comienza a perseguir a una pequeña flor, pero nunca puede alcanzarla.

Gigio                 "Ahí dios mío, que rapidez...! Caramba...? Es extraña... una flor que se mueve sobre sus pies... Pero si la cogeré ya vas a ver! (Salta encima de la pequeña flor que todavía se le escapa y Gigio se cae en la nieve con su nariz)."

Gusanito         "¿Por favor no moleste la pequeña flor que tengo en mi sombrero?"

Gigio                "Lo siento, lo siento, no quise ofenderte, porque tienes una flor en tu sombrero?"

Gusanito          "¿Por qué? ¿Hay alguna ley que lo prohíbe?"

Gigio                 "No, no... Pero ¿por qué te molesta tanto! Sólo quería preguntarte ¿dónde  pudiste hallar una flor afuera de la temporada?"

Gusanito          "Es realmente un secreto."

Gigio                 "Pero... hermoso gusanito... te lo pido! Estoy buscando una flor para darle a mi amiga Rosy por su cumpleaños... Ya sabes cómo son las mujeres... Un inclino de la cabeza... una flor... un samovar-faire..."

Gusanito           "¿Qué te pasa? Te has vuelto loco...? Realmente quieres? Te llevaré donde encontrarás una florecita, ven conmigo! Sígueme por este hueco."

Así que el pequeño gusano y Gigio se fueron por el agujero de un arbolete, se bajan agarrándose de las raíces más fuertes, pero los dos no pueden resistir, hasta que caen en la profundidad.

Gigio                "¡Oh, no lo que una caída Mamma Mia, estoy todo destrozado!"

Gusanito          "No seas llorón, yo tengo también un chichón en la cabeza."

Gigio                "¡Oh, no estoy lastimado!"

Gusanito          "Deja de quejarte! ¿Quieres esas flores. ¿Si O no?"

Gigio                "Sí que las quiero, pero ¿dónde están?"

Gusanito         "Cuando salimos del árbol de las vedáis!"

Los dos salen del árbol y se encuentran en un gran jardín, lleno de flores, de todos colores y de aromas. El  gusanito camina rápidamente hacia donde están las flores y las plantas más espesas. Gigio: “Que maravilla! ¡Qué espléndido!” Gigio se distrae, admirando el paisaje encantado. Al darse cuenta de que Gigio no le seguía, el pequeño gusano pierde la paciencia y lo llama.

Gusanito           "¡Eh, tú! Sigues adelante? La Hada de la Primavera no tiene tiempo que perder!... Al momento ella tiene que dar color a la glicina y no tiene tiempo para nosotros."

Gigio                 "Ha caray! ¿Qué estás diciendo gusanito, hemos venido aquí para conocer la Hada Primavera. Yo nunca supe que existía!"

Gusanito           "Ehhh! Me di cuenta que sois un ingenuo, sigas adelante y digas casi nada. Vamos a seguir a la mariposa, seguro que nos traerá hasta la hada."

En efecto, la pequeña mariposa les enseno el sendero que debían de coger y los llevaba hacia donde las flores eran más espesas. Mientras marchaban escucharon un canto dulce, que seguro era la canción de la Hada Primavera y fue así:

Hay flores, flores, flores por todas partes...
Miles de colores y mucho más
Rosas, lirios y tulipanes
Son éstos todos en mis manos...


Por fin, están frente de la Hada Primavera y Gigio está a boca abierta al ver su belleza y su gracia. Los colores variopintos de las flores que ella sumergía en recipientes especiales. En ese preciso momento estaba sumergiendo unos tulipanes que salieron de la taza en varios colores, a pesar de que los tazones contenían solo agua. Gigio se acerca a la Hada sorprendido y confundido y exclama:

Gigio                 "Ahí Diosecito! ¿Estoy despierto o soñando? ¿Sueñas o despiertas? Esto es tan delicioso, esto es una maravilla, será este el depósito de las flores! Debe ser, aquí está la Hada Primavera?"

Gusanito           "Claro que tonto eres! Esta es la Hada Primavera en persona y las mariposas son sus doncellas. ¿Está usted convencido ahora que tengo las conexiones en las altas esferas? Ella es la Hada que me dio mi pequeña flor...!"

Gigio                "¿Cómo hablas frente a ella, como la llamas?"

Gusanito           "Espera, voy a hacer los honores, Señora... Hada... este pequeño ratón es mi amigo, vaya preséntate!"

Gigio                "Soy Topo Gigio, su majestad, señora madrina hada...! Estoy a sus órdenes, para servirles."

Gusanito          "Él es un poco tímido y muy torpe, pero quiere pedirle un favor... "

Hada                "Vayas a preguntarme... me parece un ratoncito agradable."

Gigio                 "Realmente no, pero está bien: entonces... pero... mmmhh... me da vergüenza... yo quería (hablando en un solo tiro) quería preguntarle... una flor para mi amiga Rosy."

Hada                "Ok... ¿qué flor quieres?... "

Gigio                 "Bueno en realidad.... no soy un experto... Pero sé mucho acerca de la comida y realmente había preparado para ella una canasta llena de cosas buenas para comer... con cintas de color rosa y más... pero Ino dijo..."

Gusanito           (Interrumpiendo) "No hables demasiado! Ahora qué? Haz recibido el don de la elocuencia, la hada no tiene tiempo para perder... selecciona una flor y debemos irnos!"

Hada                "Ok... voy a hacer algo para ti, eliges. Pequeñas mariposas, por favor, llamen a Rosellina (pequeña rosa) que entre."

Una rosa se presenta a Gigio y empieza a hacer la danza del vientre, moviendo todas sus hojas. Gigio mira admirado y, a continuación, con un aire de experiencia, dice:

Gigio                "Lindísima... lo que es un olor agradable! Realmente una belleza!"

Gusanito          "Vamos a tomar este entonces...?"

Gigio                "Pero es un poco pequeña... Me gustaría una más grande!"

Hada                "Déjame pensar... ¿A lo mejor este estaría bien... Mariposas que entre el 'Girasol'."

Un girasol entra en un carro, jalado por un pequeño sol que tan pronto como ve a Gigio empieza a tocar una trompeta. El sonido excita Gigio, que improvisa un baile, pero advierte la Hada de primavera:

Hada                "Te lo advierto Gigio no juzgues a las flores por lo que hacen aquí, porque cuando van al mundo de la humanidad son solo objetos, y sólo tienen el papel de ser ornamentos. Ellas se aburren y no pueden esperar a marchitarse y volver aquí con nosotros."

Gigio                 "¿Qué estás diciendo señora hada! Si luego no toca la trompeta, entonces me gustaría tener una más grande!..."

Hada                "¿Qué tan grande entonces?"

Gigio                 "No estoy seguro... dejo la decisión en tus manos. Quizás un cuarto de libra... media libra! Dado que amo tanto a Rosy... incluso una libra!..."

Hada                (Risas) "Bueno, yo tengo lo que necesitas!" (Hablando de las mariposas). "Mariposas, maripositas… Les ordeno en este caso Llevar a Topo Gigio De todas las flores, la gigante..."

Fácilmente las dos mariposas colocan un paquete frente a Gigio que a partir de la alegría empieza a saltar y hacer volteretas. A continuación, re retira con inclino de cabeza, dando las gracias a la Hada.

Gigio                 "Oh, gracias, Sra. Hada... veo que es un paquete hermoso! Gusanito mires lo grande que es y qué bonita cinta de color rosa esta en él? Gracias Hada de Primavera, voy a llevarlo a Rosy de inmediato... "

Los dos se distancian de la hada inclinándose antes de volver al árbol para salir, pero la Hada ve desde un espejo que recorre los bosques, que los dos estaban obstaculizados por la gran caja. Ella envía a dos pajaritos para ayudarles con el paquete, y dos aves más, teniendo al Gusanito y a Gigio desde el asiento de sus pantalones y los lleva fuera por la superficie.

Gigio estaba muy feliz y no podía esperar para ver a Rosy abrir la caja y ver cual flor la hada había escogido para él. Se sintió mal al separarse de su pequeño amigo gusanito, así que antes de separarse invitó al gusanito a la fiesta. Ambos se dirigieron a la casa de Rosy, que estaba ocupada a preparar la cena.

Rosy es feliz de acoger al gusanito y luego todos muy curiosos abren el paquete después de contarles a Rosy de su aventura con la Hada Primavera. Pero ya ves lo que había en el paquete? Una coliflor.

Las orejas de Gigio se doblaron hacia atrás de ser decepcionado y exclama: “Un coliflor!”

Gusanito           "Claro, a ti no le gustaba la rosa porque era demasiado pequeña y el girasol porque no tocaba la trompeta. ¿Sabes qué? La Hada quiso darte una lección."

Gigio                "Tienes razón: “El que mucho quiere, nada agarra!”

Rosy                 "No, eso no es, por la nieve... yo no podía ir al supermercado, por lo que un coliflor es lo que se necesitaba! De hecho, voy a cocinar el coliflor... siempre fue una de mis pasiones!"

Gusanito           (Cuando Rosy se va cerca de la cocina, el gusanito exclama riendo) "Tienes  siempre suerte."

Los dos de ellos se ven cogidos por la alegría y la risa y comienzan a bailar y a cantar una canción a la coliflor:

¡Viva la coliflor
Con aceite y vinagre
Un gran sabor
Ya no es un secreto
Usted también puede probarlo, así
Así aromático y delicioso
Y tan bueno para deleitar
Tal gusto y delicadeza
Rápido, rápido, no dude en
No pierda un momento
Rápido, corre y se lo comen
Ahora que todavía está muy caliente!...


Gusanito          "Gracias a Dios que le gusta la coliflor! Sin él coliflor hubiera tenido que saltar la cena."

Rosy                 (Gritando desde la cocina) "¡Oh, no es así, tenía tantos ingredientes en la despensa para hacer postres y lasaña, de todas formas, Ino me dio una hermosa canasta con un montón de cintas de color rosa y llena de cosas ricas para comer!"

Los dos se mira y en coro: “¿Qué? La canasta con las flores de color rosa?!”

Rosy                 (Entrando a escena) "¿Por qué están ustedes tan sorprendidos? ¿Qué es tan extraordinario de una cesta con cintas de color rosa?"

Gigio                 "¡Nada!... es una gran idea!" (Pero como él está diciendo esto a sus orejas se recaen de nuevo).

Gusanito           "¡Eh, tú... No puedes tener las orejas dobladas toda la noche. Dile a ella acerca de Ino y el samovar-faire!..."

Rosy                "¿Qué es un samovar faire?"

Gusanito           "¿Ah, sí. Nadie sabe, ni siquiera Gigio, ni el hada había entendido nada... pero es desde esta mañana que Gigio ha estado tratando de decir algo..." (En ese momento frente a Gigio) "Vas a decirle tú o se lo digo yo?"

Gigio                "Ninguno de los dos! Estoy seguro de que Ino era de buena fe!... "

Rosy               "¿Pero qué es un samovar faire?"

Gusanito           "Ino dijo que Gigio con las mujeres hay que tener samovar-faire, una flor y otras cosas... pero él sólo entendió una flor, por eso fue en búsqueda de una flor, pero él quiso la flor más grande! Entonces la Hada Primavera se enojó y le dio un coliflor... así es como fueron las cosas! En efecto, no es todo... además! Ino les engaño a Gigio con la excusa de la flor y el samovar-faire! Usted entiende ahora?"

Rosy                 "Bueno mientras tanto lo único que entendí es que samovar-faire es una deformación de savoir-faire, porque nunca Gigio estudió el francés! Y comprendí que mi héroe ha sido tomado por el pelo más de una vez."

Todos tres se ríen haciendo un círculo, cuando suena el timbre de la puerta. Rosy abre la puerta e Ino llega con un ramo de flores en las manos, todos en silencio. Luego el gusanito se le acerca y le pregunta “¿De dónde conseguiste estas flores, si los caminos están cerrados?”.

Ino                   "Ya no más, el quitanieves vino y tuve la oportunidad de llegar a la floristería en la ciudad!"

Gusanito           "Oh, por supuesto! Es muy cierto, para algunos todo va sin problemas, para otros todo lo contrario! Pero ya sabes lo que te digo? Mejor ríe quien ríe por último! Mira allí."

Ino se da vuelta y ve a Gigio y Rosy, que acababan de colocar la coliflor al vapor sobre la mesa y mano en mano van hacia la ventana para ver caer la nieve que se había reiniciado. En la actualidad, en lugar de ver algunas mariposas con un hermoso ramo de flores de múlti-colores.

Gigio y Rosy      "Gracias, Hada! Te amamos!"

Duodécimo Capitulo: La historia de la vida Topo Gigio continúa >>